Toda mi vida 

             me estuve adaptando 

                                                  a vivir 

Intentando acostumbrarme
a entrar en el mundo
a ser parte de él
Constantemente recordándome
a mí misma
que Soy parte
que me tengo que quedar 

Pero últimamente encuentro
destellos de luz 

pequeños 

               milisegundos 

Encuentro
entradas al mundo con cosas pequeñas
por, cosas    pequeñas
entradas forzosas
porque inevitablemente,
inesperada, amorosa, corazonadamente
apareciste vos

Vos 

      me haces sentir 

                  parte del mundo

incluso cuando me esfuerzo por irme
fuera de él 

porque, te veo
Y
entonces siento
que cada tanto agarro señal
siento, que el nudo se afloja
que se envía el mensaje
de tus labios en los míos
de tus besos
a mi pecho
y agarro señal
entro en calor
y me creo que soy parte 

En ese
milisegundo
me siento parte
y el mundo entero

                         dura 

                              lo que dura 

                                        tu mirada

Y aún si ahora te extraño
aún si todos los días 

aún si mañana

aún si me siento por fuera de a ratos
vivo últimamente enganchada
al mundo
por los milisegundos
en dónde pequeñas cosas 

                     me hacen sentir parte

No solo vos
más que vos
todo lo que haces que mire
que entienda, que agarre
todo lo que ahora veo de verdad
me hace quedarme
ser parte 

Espero
yo también
hacerte sentir parte 

¿Entonces?
Se puede agarrar algo
les juro,
a quienes como yo tienen rota la antena. Créanme, les juro.
Sé exactamente
tristemente, almadamente
que todo parece irreal y confuso
pero a veces,

                 existen 

                         personas 

                                milisegundos 

que valen la pena 

Y si no me creen
y a la mí de hace tres minutos atrás
me recuerdo, nos recuerdo
que así empezamos este poema: 

«Quienes sabemos 
Lo que es vivir por fuera 
Entendemos la esperanza de la muerte 
Por momentos sentís que entendés 
Que vas a poder entrar 
Que sos parte 
Pero nunca del todo
Nunca del todo»

Así, empezamos, este poema
Pero al final
agarramos señal
y la vida cambió
todo cambió
en un
          milisegundo

De a ratos, ahora, pienso
Soy parte
me quiero quedar.

Todo cambió.
Nada es para siempre.
Ni siquiera, increíblemente
Me dijiste, decido creerte 
ni siquiera el dolor es para siempre.

Y aunque a veces me olvido
aunque tengo la antena un poco rota

Esto, vos,
esta conexión
es una         
        buena señal.