Para mi tú lo eras todo, tu sonrisa mi lugar en el mundo. Tu caída la mía, tu gloria mi alegría. 

Tus ojos cafés mi luz en oscuridad. Tu abrazo mi razón de seguridad. 

Para mi, tú lo eras todo, hasta mis alas para volar. 

Mala mía saberte tan especial. 

Mala mía, sentirte mía cuando de eso lejos estás. 

Mala mía creer que por mi darías la vida cuando simplemente no estás. 

Que duro es comprender que no eras tan especial, mis ojos te hacían especial. 

Mala mía seguir contigo pese a tu ingratitud. Mala mía, seguir sabiendote a luz. 

Mala mía justificarte, seguir dando sin recibir. 

Mala mía seguir sintiéndote cerca cuando hace rato hiciste las maletas.

Mala mía esperar que cambies. Mala mía esperanzarme. 

Es momento de dejarte ir. Aunque un pedazo de alma te lleves, en mi corazón debo dejarte morir.