el guerrero y los gigantes

en un bosque hostil para gente pequeña, viven gigantes que no miran donde pisan

ahí también 

vive el guerrero desarmado

que le tiene miedo a morir

los pasos de los gigantes vibran 

el guerrero chiquito cae por un barranco

redondo profundo y repite en loop

mantra canción 

todo va a salir mal 

todo va a salir mal 

tengo miedo a morir 

y estoy cayendo 

no estoy cayendo por placer 

no estoy cayendo por dinero 

caigo porque tengo un cuerpo

y tengo miedo vibro

tiembla el tiempo

los ritmos se ablandan

se desarman las ventanas

yo nunca he luchado en combate

nunca empuñé un facón o un alfiler

con mi reflejo genuino o

mi gemelo malvado atacando

¡paren todo esto

están rompiendo mi casa!

¿quiénes están aplastando todo esto?

¿por qué la gente vive en las montañas?

si pudiera pedir algo sería 

una espada de juguete y un escudo de metal robusto plateado

¡EN GUARDIA! 

¡TEMED! 

TODO LO QUE TENGO ES MIEDO 

¡TEMED OS DIGO!

las armas son el miedo

el miedo no es el arma 

sólo tengo un escudo compacto y duro entonces 

quizás ya he muerto rebanado por mi propio puñal e inexperiencia

y caigo y vibro

cayendo mientras las armas y los pies inmensos 

destruyen mi casa 

soy el guerrero que no tiene nombre vivo donde los gigantes pisan

vibro vibro retumba el suelo 

me despeino

todo el tiempo es el fin del mundo y todo el tiempo estamos cayendo

en pozos de agua quieta sin solución

nadie busca al guerrero

todo el tiempo 

estamos colgando de lianas 

ensuciando espadas inútiles

rompiendo escudos de plata blanca

los gigantes ven hacia adelante siguen los árboles partidos guía del camino 

los escombros pequeñitos

tantos años caminar descalzos 

y sin mirar al suelo

son pura angustia sin culpa

tantos años hemos caminado

peregrinos

peregrinos

habitamos las montañas

porque en otro sitio no cabemos

¿quién entiende nuestra angustia? 

¿se le permite llorar a un grandulón?

entre tanta norma y gente pequeña

no nos atrevemos a inundar el campo

otra vez como aquel verano de viento

en que estos hombrecitos

empezaron a atacar

con miedo a morir

o algo así

si pudiéramos pedir algo sería

un domo para cubrir a los que temen

y desahogar el llanto

vibrar vibrar

el desahogo

desatar

los pastos largos que nos han tendido de trampa

¡PIEDAD!

¡TODO LO QUE TENEMOS SON GRANDES PIES!

OIDNOS 

¡PERDÓN!

es el miedo el arma

nosotros

los gigantes que sólo miran hacia adelante

quienes destruimos

no destruimos por dinero

no destruimos por placer

destruimos porque tenemos

cuerpos tristes

será que ya lo hemos roto todo

ya no nos damos cuenta.

Summary

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *