Hoy me reconocí mujer.
Llega el momento en la vida de una sujeta en donde tiene que agarrarse el corazón con una mano y enfrentarse a la vida. Yo hoy me enfrenté a mí misma, de cara a mi miedo, y gané.
Me reconocí mujer. Ya no niña, ya no incapaz, ni tonta, ni risueña. 
Mujer. 

A los 27 días de empezado el mes y con la sangre bajando por mis piernas,
con el corazón en la mano, me di cuenta de los sinsentidos que nos rodean, y de que era increíble, somos increíbles. Nadie nos cree, pero nosotras nos creamos. 
Me reconocí mujer y miré a otra mujer. 
Ella es rubia, y hermosa, y la tela que cortamos está ya demacrada
pero los años no hacen más que embellecerla.
Ella ya era mujer, y me reconocía mucho antes de que yo lo hiciera, 
antes de lo que yo estaba preparada. 

Hoy reniego del dolor en mis entrañas
sigo con actitud de niña en esta alma 
en esta carne de mujer, en este deseo,
voy a seguir por un tiempo más, quién sabe cuánto,
pero me reconocí mujer,
y la enfrenté.

Hoy, a los 27 días, en un miércoles, con el corazón en la mano,
con ella en frente riéndose de nuevo, conmigo hablando con razón,
Hoy, me reconocí, mujer.