la tempestad acrecenta en mi corazón.

pienso en tus ojos cielo.

el cielo siendo tormenta.

la tormenta en tus ojos.

tus ojos que ya no me miran en la noche.

la calma no llega con el ocaso.

solo necesito tu abrazo, 

esconderme entre tus grandes y calidos brazos.

soy muy pequeña —, vos sabes que no puedo sola con la sombras de mi corazón.

vos podías con todas.

con las mías

con las tuyas

con todas las ajenas.

la tempestad inunda mi corazón

y poco certero es decirte

que no te extraño

que no deseo hundirme en

la frisa de tu buzo blanco impoluto

manchado de mi presencia.

mi vida está manchada de tu ausencia.

la tormenta arrasa en mi cara

y se colma de lluvia mis ojos tierra.

mi cara se torna pálida

mis labios se hinchan y se ponen colorados.

tengo muchas ganas

de que me abraces

y no puedo contarle a nadie ese secreto.

con cada suspiro sufro y anhelo

sentirme resguardada otra vez

en tus brazos.

lo eras todo —.

se degradan los decorados

y a cada rato pienso en tu celeste cielo

mirándome crudamente.

el sol se ha empalidecido con tu ausencia.

yo estoy más fea.

lo eras todo.

eras mi todo

y ahora que no estás,

no sé quién soy

sin vos.