Me río con convicción

y tus ojos se enternecen al verme.

Debo decir que un poco me gusta 

y un poco me duele.

Tomas mi rostro entre tus manos

y yo sé bien

que nadie va a verme

con tanto amor

lealtad

y paciencia

como lo haces vos.

Te amo

siempre te amé

siempre te voy a amar.

Porque cuando acaricias mis asperezas

y desbaratas mis rulos,

cuando me mirás tan mortalmente

tan inocente, tan resignado

cuando veo que te duele mirarme

pero tu dolor no es más fuerte

que el cariño que sentís por mi,

ahí te amo más que el primer día.

Porque no importa cuánto duela mirarnos

y no poder amarnos como deseamos.

Duele más que estés lejos. 

No podría vivir mi vida sabiendo que no vas a iluminar mis días, que no vas a secar mis lágrimas. 

Necesito que tu cariño me abrace, aunque sea de forma platónica.

Te amo más porque nuestro amor

es simplemente incondicional.

Te amo porque no me da miedo decir «te amo».

Porque te brillan los ojos

y se confiesan todas tus palabras

sin que emitas

un solo sonido.

Te amo porque sos la única persona que me ve

enojada

triste

depresiva

ansiosa

sensible

feliz

eufórica

deseosa

envidiosa 

y mentirosa

y aún así me ama.

Te amo porque me ves

y aún así me amas.

Me amas de la forma más leal, más fiel.

Me amas incluso cuando no deberías amarme.

Te amo porque sé que es mutuo.

Porque yo te amo en todos tus arranques

en tus días de angustia

te amo en los días felices, en los días de flores.

Te amo aunque me hagas renegar 

porque amo cuando me haces cosquillas, me doy cuenta que simplemente

no puedo estar molesta con vos.

Te amo de la forma más honesta 

que puedo amar

y te amo de forma humana.

Porque el aire es simplemente más puro cuando vos entras en la habitación e inundas mi corazón de tranquilidad, de cariño.

Cómo amo abrazarte, mi corazón, haces que se caigan todas mis barreras.

Te amo desde el 8 de febrero, hasta siempre.

Todos los 8 de febrero, te vuelvo a regalar mi corazón

porque es tuyo

porque vos lo sanaste

porque vos le das vida

porque mi corazón arde

cada vez que te reencuentro.

Te amo

pero no te puedo decir cuánto te amo

porque aún no es tiempo

de amarnos otra vez.