Acá

Acá  donde  nací 

me  crié 

y  viví  toda  la  vida

siempre  estuvieron 

sin  querer  dejar  nada  afuera

los  carteles de pare

la flor amarilla

un coro de espaldas

la  autosuficiencia de las propiedades

la bondad quieta de todas las ramas

todo visto desde muy alto

por  las  gaviotas 

en  las que va a encarnar  mi padre

según su confeso deseo 

que  van de la ría al campo y vuelven

y  por los chimangos 

nadie  pregunta por los chimangos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *