Quizá si fuese lo suficientemente honesta podría decir que

a diferencia de lo que piense el resto

nuestra pequeña obra teatral no fue una pérdida de tiempo y que

 a pesar de las heridas que intentamos caminar supiste ser para mí un lugar

y yo supe ser para vos una canción de las que se le canta al mar,

y si bien alguna vez fue el mundo de las dos una terrible historia

de terror, cuando naciste y fuiste vos

y solo supiste intentar arreglar cosas torcidas

sembrar hilos de una casa que se cae a pedazos mientras que se escucha desde la otra habitación

                      una cajita musical

hoy podés sentir orgullo de saber que existe un solo mundo y un solo camino construido para vos

y que no vale la pena perderlos en melodías que no sean las que canta el corazón cuando ves a quienes te aman

 y quienes te aman son mil almas encantadas que te muestran todo el arte y la pasión de construir lo que sea que pase si nace de un fuego que nace de adentro y te cuenta esa que sos