El mundo es un lugar oscuro y, al menos en Argentina, nuestros diputados asumen la responsabilidad de sus cargos en la misma medida que la justicia y los medios de comunicación se encargan de esclarecer las denuncias de acoso y abuso de mujeres de los mismos. Hace aproximadamente una semana, en plena sesión de la cámara, Juan Ameri consideró oportuno darle la bienvenida a los nuevos implantes mamarios de su pareja con sus papilas gustativas (según el relato que él mismo dió a conocer), delante de sus colegas, por supuesto. Al instante la situación se convirtió en el nuevo tema de conversación del país y no pude evitar notar cómo los debates giraban en torno al diputado como representante del partido kirchnerista: ¿cuáles serían los pasos a seguir de quienes lo acompañan para apoyarlo?. Pocas fueron las voces masivas que se dedicaron a resaltar las denuncias que Ameri tenía, previas al momento de asumir, así como también muchos (por no decir casi todos) de los que se sientan en el Congreso de la nación a debatir y sancionar leyes bajo las cuales regularemos nuestro comportamiento. Por visibilizar algunos de los grupos a los que deben representar estos hombres: mujeres constantemente abusadas, acosadas, hostigadas y golpeadas dentro de las paredes de sus propias casas; mujeres que deben asistir todos los días a su lugar de trabajo con la esperanza de que su jefe ese dia no tenga ganas de decir ni una sola palabra respecto a su cuerpo o se atreva a tocarla; mujeres que aprenden en el secundario cómo colocar un profiláctico en un pene de madera/plástico, pero que por supuesto desconocen que son capaces de tener un orgasmo, todo bajo el nombre de Educación Sexual Integral; niñas que asisten a jardines, algunas de ellas abusadas por su profesor de educación física o música. niños abusados por sus docentes a cargo, niñas y niños secuestrados en la ya famosa combi blanca de la que tod4s debemos cuidarnos. Y esto solo por dar algunos ejemplos claros de la realidad cotidiana de nuestro país.

Hace aproximadamente unos cuatro días, tuve la oportunidad de escuchar atentamente la palabra de una mujer que fue abusada desde los seis a los once años y decidí que era momento de hacer un análisis profundo y dejar de lado las distracciones de los medios. Anneke Lucas, escritora y vocera de las víctimas del tráfico sexual, explica en su charla Ted (from child sex slavery to victory) lo que experimentó en su proceso de sanación. Una vez finalizado el escape exterior, luego de huir de país en país, explica, se dio cuenta que el viaje que tanto buscaba era interno, debía enfrentarse a sí misma, así que comenzó un viaje que le tomó treinta años. Ella lo denomina como un viaje épico en el que tuvo que enfrentarse cara a cara con la muerte. En el momento en el que decidió filtrarse por las grietas de sus propias heridas, debía creer en que algo más grande que su ego estaba ahí para atraparla. Por momentos sentía el dolor de todo el mundo, pero después de treinta años resultó victoriosa, fue capaz de solo ser ella.

Tuvo suerte de saber lo que aquello podría significar:

 “De bebe fui criada por una madre psicópata y creo profundamente que todos nacemos de la misma manera, tiernos e inocentes en la misma medida, y necesitamos un reflejo de nosotrqs mismqs como pequeños humanos por vivir y yo no estaba recibiendo eso de mi madre, pero hubo un carácter femenino que me lo dio y lo recuerdo perfectamente: me envolvió junto a su cuerpo (y eso fue antes siquiera de tener noción de otros cuerpos). Alzarme a mi, sostenerme y conocer al fin que se sentía solo ser yo.”

Ahora, ella estuvo ahí los primeros tres años, luego su madre la vendió a un grupo de psicópatas muy bien organizados. Después de mucho tiempo comprendió que estos hombres ocupaban lugares muy visibles en el mundo, eran líderes. Todos, juntos en este club (Abro espacio para recomendar Jeffrey Epstein: asquerosamente rico, para adentrarse en el ambiente de estos abusadores. Está en Netflix. Y también un documental sobre la conocida situación de abusos en Hollywood), realizaban las cosas más oscuras e inimaginables que existen en el mundo y ella experimentó eso de los seis a los once años.

Actualmente Anneke forma parte de una fundación llamada Liberation Prision Yoga, en la que puede relacionarse con absolutamente todas las personas que conviven en la cárcel, puesto que la mayoría es traumatizada constantemente, y a su vez también tienen muchos traumas en su pasado, a menudo con el mismo grado de violencia que Anneke sobrevivió; con la diferencia de que estas personas se ven privadas de abocar treinta años o más exclusivamente a la sanación de sus traumas. Lo que crean con Liberation Prision Yoga es un ejemplo de cómo podría ser el mundo. Estamos frente a una nueva era en la que todqs, o la mayoría de nosotrqs, hemos avanzado hacia prácticas espirituales y sabemos que no somos este cuerpo final, que tenemos historias, caminos internos y que estos son increíblemente reales. Pero de alguna manera, el mundo parecer ser más oscuro que nunca, asique… ¿Quién ganará? ¿Luz u oscuridad?.

Luz es conciencia, conocimiento acerca de la realidad en la que vivimos y de la oscuridad de la que estamos hablando, en la que el mundo funciona bajo las reglas de psicópatas. En rangos generales, la mayoría de nosotrqs, desconoce lo que es un psicópata. Por años hemos asociado la demencia a personajes tales como el guasón y hoy día, luego de la adaptación que protagonizó joaquin phoenix entendemos algo completamente distinto.

¿Cómo percibir a un psicópata? ¿Cómo luce un psicópata? Alguien demasiado bueno para ser verdad, ya sea alguien dentro de tus relaciones amorosas o en política, es alguien que juega a ser humano y hace que parezca tan simple que solemos adoptarlos como una versión mejorada de nosotrqs mismqs, mientras intentamos controlar nuestras emociones y sentimientos desordenados.

Anneke Lucas plantea a la sociedad cómo una pirámide base modelo que funciona por medio de un trauma base modelo. En la cima están los psicópatas, los más enfermos, y en la base están los más vulnerables, pobres y prisionerqs. Y en el medio estamos nosotrqs, completamente traumatizados por este sistema, así que la mejor manera de encontrar claridad en busca del verdadero monstruo, es ir hacia adentro.

Retomando nuevamente la idea de bebes como tiernos e inocentes humanos por vivir… Un psicópata es una persona que no pudo experimentar esa inocencia porque quienes debían cuidarlo ya estaban proyectando sobre él, aun antes de nacer, por lo que jamás existió reflejo tal hacia sí mismo como este bebe, lo que hizo que se abandone, porque es el sentimiento lo que nos hace humanos, es el sentimiento el que nos guía hacia la consciencia.

“Es mi viaje a través del sentimiento el que hizo que pudiera incrementar la consciencia hacia mi misma y como resultado y reflejo me hizo también consciente de lo que está afuera. Y yo no creo que algunq de nosotrqs realmente escape, porque el modelo cotidiano en el que vivimos hace imposible para nuestros padres y madres estar incondicionalmente presentes para nosotrqs. Si bien Yoga y meditación son grandes herramientas para hacernos más conscientes y obtener una perspectiva diferente acerca de nosotrqs mismqs, no dejan de ser prácticas que en cierta medida escapan al sentimiento. No podemos pasar por alto la parte del sentimiento.”

Todqs formamos parte, en mayor o menor medida, de este lavado de cerebro que consiste en anteponer al raciocinio sobre la emoción. Y actualmente esta idea sigue siendo sostenida, es parte, porque no existe el conocimiento público, real, del camino traumático de una persona. Por eso ahora voy a mencionar obras en las que a menos yo (una mujer de 21 años de clase media baja , criada en una familia que adopta las practicas de una sociedad completamente machista, crece con la esperanza y la desdicha de poder algún dia vivir del arte) me senti representada: La obra de mi vida y Fleabag.

Volviendo nuevamente al trauma, este consiste en el miedo a la muerte, miedo a perder el cuerpo físico o el cuerpo de un ser querido, así que en ese momento de miedo hacia la muerte, toda la actividad mental es dirigida hacia la supervivencia, todo lo demás frena. Mientras más chico el bebé, más se aferra a esta modalidad de vida o muerte. Los psicópatas, ya sin rastro de lo que verdaderamente es el sentimiento, se encuentran en ese estado de alerta mental todo el tiempo.

 “Estos hombres, algunos los más terribles del mundo, fueron como padres para mi y los amaba, por eso necesitaba entender, porque yo se que nadie es por esencia un monstruo, pero por supuesto que el comportamiento psicópata es como el comportamiento de los monstruos. Me gusta pensar en ellos como dinosaurios en traje de negocios, son anticuados, porque actualmente estamos en una etapa en la que nos movimos lejos de lo material como una realidad final y quien no tiene acceso al sentimiento se encuentra relegado a ese mundo material que dejamos atrás y a la importancia de ellqs mismqs como solo un cuerpo y esa es toda la construcción de su persona.”

Si miramos la sociedad un momento y pensamos: si queremos la cima, la escalera social nos pide que dejemos en lo profundo nuestros traumas y avancemos, y entre más lejos nos vamos más son las ganas de rendirnos hacia el abandono de nuestros principios. Y usualmente hay algún escándalo social, ya sea en el mundo corporativo o en el mundo de yoga, que necesita ser atrapado y manipulado bajo un control riguroso y si no accedemos a prometer nuestro silencio somos expulsados. En la cima máxima por supuesto está la gente mas enferma de trauma; cuando un psicópata mata a un bebe está reviviendo la historia de ese trauma de cuando él era ese pequeño bebe y se siente realizado porque finalmente todo esa energía de odio y enojo acumulada inconscientemente es liberada, pero lo que no sabe es que están formando parte de generar en el mundo la historia misma de su trauma la cual continuará presente en una especie de cadena repetitiva, hasta que alguien dentro de ese linaje tenga la fuerza de superarla.

“Lo bueno del viaje hacia adentro es que era completamente invisible y solo tenía algunas personas seguras en las que confiar. Es algo que podemos hacer aquí y ahora, sin necesidad de ir a ningún lugar o esperar a que pase tal y cual cosa. Es dificil oir acerca de la realidad de la oscuridad del mundo porque requiere que nosotrqs vayamos hacia el camino del sentir y atravesemos esos sentimientos traumáticos y desesperanzadores: el enojo, el enraizamiento, la tristeza, la bajada tierra a la realidad y el dolor que eso conlleva, el disgusto al final. Por supuesto no es algo fácil de hacer, pero estoy maravillada por cuan receptivas han resultados las audiencias y puedo decir que fue todo un desafío pararme hoy y sentir la herida, pero se que he tenido un camino placentero y quizá todqs nosotrqs salgamos victoriosos después de esto.”