solemos describir sobre una hoja en blanco

como si nuestras palabras no significaran nada

buscamos palpitar

de alguna manera en este espacio tan sagrado

y descubrimos que la voz es verborragia,

que arrastramos nuestro rezo por la vida

para ser esa incesante sensación de que

planear es igual a concebirse en las respuestas inmediatas,

 de manera exacta sobre un mantra que este mundo no ha dejado de escuchar

y creo yo que allí encontré la gravedad

crear este destino desde la contemplación reiterativa de lo que otrq deseaba escuchar, de

lo que otrq me enseñó que debería ser nombrado

¡¿y eludir este deseo por completo?!

y

y si los «debes ser» se han vuelto para mí

un martirio,

 hasta el día de ayer cuando descubrí

 que no deseo ya marcar mi paso por la tierra más que por la voz pura de mi experiencia,

 aún hoy más concibo “errar” como la única certeza

.

quizá hacer algo distinto signifique simplemente contemplar este deseo y admirarlo

como si ese fuese nuestro más grande secreto,

porque lo es,

más no ya por temor a no encajar o lastimar o confrontar, más bien…

 por el amor a resguardar esta creatividad que abunda en nuestra personalidad injustamente adjudicada por aquellqs:

«incorrecta»

hacer algo distinto quizás signifique descubrir qué significa para cada quién hilar palabras en la historia,

y si alguna vez mamá creyera que algo a mi me daña..

explicaría para ella que más me ha dañado no intentarlo de verdad

y si mi amiga alguna vez dijera que me formo y me repito como

loro en incoherencias..

explicaría para ella que aún no sé de ser quien soy en libertad

y voy camino a averiguarlo

y si entonces descubriera que perder el juicio hacia mí misma sobre lo que hago, digo u amo

 me ha invitado a registrar esos espacios en los que abunda esta alegría y Mi felicidad

si perder el control por la imagen pública y social me ha llevado a replantear qué significa para mí habitar a mi persona,

a este cuerpo que por otrqs he dejado tantas veces

maltratar,

(y es tan simple esa palabra)

qué requeriría de mí entonces

        -respirar-

 armando pasos en palabras de piedad