Te abraza y te grita al oído, no te suelta, te sentís aturdido, te perfora, desgarra y deja totalmente perdido, no entendés nada, no sabes cómo parar de escuchar ese chillido ni qué hacer con él, solo queda esperar a que en algún momento pare o tal vez simplemente acostumbrarte