I

interesante observar cómo en unas cuantas series masomenos nuevas se implica una discusión sobre el cristianismo y sus derivas modernas y contemporáneas. de alguna manera, se contrasta el protestantismo tradicional europeo con el acervo católico o con el gnosticismo propio del cristianismo yanqui 

II

la nouvelle de philip dick “do androids dream of electric sheeps?” (1968) anticipa nuestra actualidad de presente continuo. en el texto, los últimos modelos de androide tienen un conflicto de conciencia: no saben si sus recuerdos son propios o implantados por otros. para el sistema político de esa ficción y para el actual, los androides preocupados por la memoria son muy peligrosos

III

en el medio de una serie con dragones, el caballero valiente, romántico, melancólico y algo disléxico pregunta al vate por el futuro de su amor con una plebesha. y dice el augur: “Las personas se unen cuando les conviene, son leales cuando les conviene, se aman cuando lo necesitan, se matan cuando es necesario. Ella sabe que es así, y vos no. Por eso no vas a tenerla”

IV

el superhéroe newage puede ser un ángel como en OA, o un desconfiado que se vuelve creyente y volador como en matrix, o un grupito de putos angelados como en sense8, pero no deja de ser un supehéroe salvador como supermán. para usar categorías viejas y pasadas de moda, diría que se trata de integrados que hablan con nostalgia de un apocalipsis protorevolucionario que nunca hubo

V

¿quiénes fueron los desgraciados que me recomendaron esa serie de mierda de spike lee? es como si almodovar hubiera escrito el guión después de haber sido golpeado en la cabeza con adoquines durante una semana. es como si le hubieran encargado la producción a un progresista chileno. es como si los diálogos hubieran sido escritos por un cineasta argentino de los 80tas. tanta obviedad y tanta banalidad me puso de tan mal humor que me tomé media botella de cazalis

VI

mirar una serie o una peli yanqui es inevitable. y, por buena o mala que sea y de la década que sea, implica aceptar o dejar pasar varias convenciones sociales y culturales que son para nosotros los argentinos inaceptables, o casi inaceptables, o feas, o incorrectas, o de mal gusto, o equivocadas. por ejemplo: las mujeres de clase media yanqui toman en las series casi exclusivamente vino blanco de california que es bastante malo (cosa me consta) y parecen presumir de ello, lo que para nosotros las haría frívolas e ignorantes. pero dejamos pasar eso para que el personaje no decaiga

VII

¿es la reflexión política en ámbitos masivos siempre un asunto de urgencias, atención exclusiva a las circunstancias inmediatas, condicionamiento propagandístico, filtros medíáticos, rating, cuidados mierdosos, negociación con lo bajo? ¿es la comunicación política siempre un resultado del miedo?

VIII

“Las derrotas te enseñan más que haber ganado, asi que seguiré aprendiendo de esa experiencia” (primeras palabras de gabriela michetti en su postulación a vicepresidenta). es decir: dijo bastante explícitamente que esperaba perder. y eso, en el medio de un video en el que su silla de ruedas se deslizaba redundantemente hacia abajo por una avenida, junto a macri. el mundo sería mucho más aburrido si la gente tuviera un mínimo de conciencia de su pensamiento y de su lenguaje

IX

se dicen cosas como “yo respeto tus ideas pero no estoy de acuerdo”, etc. en la calle y el los medios el sentido de “respetar” es atávico, conservador en relación a las posibilidades de comunicar algo. este sentido de la palabra respeto establece una especie de democracia de la negación y la idiotez: cada maestrito con su librito, todo vale, todas las ideas son equivalentes e igual de valiosas, todo es “respetable”. sin embargo, etimológicamente, la palabra respeto viene del latín “respectus”, palabra compuesta por “re” y “spectrum”: “aparición”, derivado de la familia de “specere”: “mirar”. respetar seria entonces “volver a mirar”, no quedarse con la primera impresión, reflexionar. es decir que respetar significa prestar especial atención a algo, superar la instancia del prejuicio. en consecuencia, si alguien es un pelotudo y he considerado atentamente su pelotudez, es muy respetuoso decirle que es un pelotudo

X

deberías dejar de creer que la cultura neoliberal contemporánea es una mascarada, porque no lo es. ¿a vos te parece que el señor de familia esposo correcto que lleva a sus tres hijos al colegio salesiano es una careta del travesti que se sube internet con la bombacha de puntillas que le hizo comprar a la señora? mirá bien, sensiblemente, al señor correcto. se le ven las puntillas a una cuadra, no hay careta