para que sea otra cosa que una aguja en la cabeza

 
I
a veces llamo morochos
a los negros. pido perdón
entonces a todo lo oscuro
por mi lengua eufemística.
si mi boca suelta tales
barbaridades, qué será
de mi alma. pido perdón
entonces a todo lo que he
nombrado pocamente porque
sé que mi obligación ahora
es decir otra cosa


II
¿no es tragedia la luz que
atraviesa la persiana? ¿no
es una llama de agonía
el agua que vuelve y vuelve
a rodear cada piedra? en
el roce de una palabra con
otra, de un sonido con otro
¿no hay espadas? ¿no hay
la muerte por venir de cada
cosa en cada parpadeo?


III
la ventana de diálogo
del feis me corta los versos
mal. eso no está mal porque
así mejor no te mando
nada en verso. no te mando
nada


IV
se mezclan y van cambiando
los tonos violáceos y verdosos
así como se ve un charco de aceite
cuando no le da el sol. tal es la piel
de una mujer muy blanca a la que
el marido cada tanto le pega


V
dicha la cosa, envuelta en saliva, no
parece aguda. atravesada en la lengua
la aguja del problema queda una cruz
que no salva a nadie del recuerdo


VI
¿es posible pasar bajo
unos paraísos en flor
sin saber que ese celeste
es hora un perfume que
verás toda la vida? es
posible a veces para
algunos hombres


VII
there is nothing in world
that makes me happier to see
a japanese girl standing back
whith her jean down to the half.
you may say I' m a dreamer
but I' m not the only one


XIII
“La piel cálida, movediza, del negro caballo de la noche. La
piel de pleamar de sangre, la mágica alfombra espantamoscas”
R. Z.

la piel del caballo se mueve sola
y espanta a las moscas como si no
fuera del caballo sino de otro animal.
por qué el caballo es de la noche,
por qué es otra vez la noche y no
está el caballo estaqueado, cruzado,
matada su sangre caliente a la luz
del mediodía. por qué es el mar oscuro
toda la sangre junta del caballo


IX
miramos el mar y el mar nos mira.
una ola que se parte y golpea la playa
es otra vez lo que doblado y deshecho
vuelve líquido después de haber sido
el miedo de la espuma. todo el mar
en su pozo negro, interminable, móvil
qué es si no es la pregunta del que
mojado signo curvo como una ola
otra vez va a romperse en la playa


X
¿no te parece cada casa una carcasa
pesada y aplastante? ¿no te parece
cada arquitecto un payaso triste con
veleidades de artista? has hecho
todo eso con piedras, tierra, madera
y cemento que crece para arriba y es
la exageración pretenciosa de tu piel.
más piel, más gruesa la piel, más hierro,
más vidrio, más plástico, más vigas,
menos calor, menos frío, menos lluvia,
más torres. aunque hagas una casa rosa
de adobe es triste, triste. es triste que
la piel no te alcance. es triste que seas
el hombre que se pone pieles como
casas para atajar apenas la muerte.
sos una gorda comida por la tele,
una esfinge de lava que pesa
miles de quilos y vive pegándose
una montaña encima, ladrillo sobre
ladrillo ¿acaso no es la catedral el lugar
que hizo un hombre para complacerse
en el dolor de su breve tamaño? menos
es que un caballo, menos que todos
esos animales con pelos, menos que
un delfín, menos que cualquier arbolito
que, aunque apenas sensitivo, tiene corteza

2 thoughts on “para que sea otra cosa que una aguja en la cabeza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *