EL DIA QUE ARTURO ILLIA NOS FIRMÓ UN EJEMPLAR DE LA CONSTITUCIÓN NACIONAL

EL DIA QUE ARTURO ILLIA NOS FIRMÓ UN EJEMPLAR DE LA CONSTITUCION NACIONAL

El ex presidente ARTURO ILLIA visitó Bahía Blanca por última vez el 31 de Marzo de 1982 y sus correligionarios organizamos una acto en un salón de la calle 11 de Abril. Don Arturo llegó sobre la hora porque se le ocurrió pasar por Punta Alta y cortarse el pelo con un peluquero al que hacía tiempo no veía (estas ocurrencias eran muy comunes en él). Previo al discurso fuimos con Mirta a saludarlo y le pedimos que  nos  firmara  un ejemplar de la Constitución Nacional, a lo que accedió gustoso. Pero apenas vio la edición hizo un gesto de disgusto.

Nos olvidamos de un detalle. En esa época estábamos cursando la carrera de contador público, y la materia de Derecho Público, que la daba Néstor Montezanti,  tenía como obligatoria no a La Constitución  autentica sancionada en 1853, sino a la reformada por el Gobierno Militar de 1976. Luego de hojearla un momento tomó la lapicera y escribió una dedicatoria que  da muestra de cómo era Illia. Un hombre sencillo, con un carácter enorme y unos principios y valores que mantuvo inalterables toda su vida.  Podía simplemente firmar el ejemplar y ya cumplía, pero  no, como siempre la coherencia de su accionar no podía dejar pasar por alto esa oportunidad de demostramos  su afecto a esos jóvenes veinteañeros sin dejar de fijar su posición sobre el gobierno militar

Para Eduardo Retta y su Sra. Esposa, muy respetuosamente y a pesar que esta edición presenta adulterada la constitución nacional dictada en 1853, sirve para valorarla en su verdadera trascendencia comparándola con la incomparación a la misma del estatuto del proceso de desorganización nacional que es un agregado falaz y falsa. Con mi mayor afecto Bahía Blanca 31-3-82 A. Illia”

El acto transcurrió normalmente  y su discurso, en el que por suerte no mencionó nuestro episodio, estuvo lleno de conceptos sobre el presente y futuro del país, afirmando que quedaban pocos días de la dictadura militar y esperaba que se convocara a elecciones libres y sin prescripciones como única salida.  Illia no sabía que a pocas horas, el 2 de abril, el Gobierno militar intentaba una salida desesperada para mantenerse en el poder  y tampoco pudo ver el regreso a la democracia de la mano de la UCR. Don Arturo falleció en Enero de 1983.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *