Sigamos este ejemplo…


¡QUE NUESTROS HIJOS Y NUESTROS NIETOS PROSIGAN LA TRADICIÓN!… 

¡VIVA LA PATRIA, CARAJO!!!