“Para las chicas gordas que consideraron morir de hambre cuando la bulimia no fue suficiente” de Rachel Wiley

Mamá dice que mis dientes son perfectos
Hermano perfecto acaba de ponerse aparatos en sus cuatro dientes de arriba/adelante
una pequeña vía que no conecta con nada
Y mamá dice que mis dientes son perfectos.
Por fin mi boca callada, el pasar todo por alto, los sentimientos tragados trajeron recompensa
y cultivaron algo perfecto y mío.
Mi boca es una caja musical
llena de perlas.

Hermano perfecto es alto
y come sin engordar lo que sea que quiera
una vez una caja entera de oatmeal cream pies*
pero cada día es más claro que mi grasita de bebé ya no es más grasita de bebé
sino solamente grasa
Cada día es más claro que no voy a ser una bailarina
siempre quise ser una bailarina.
Mi boca es una caja musical
una chica pequeña gira con elegancia en el fondo de mi garganta
en punto
estoy segura de que si pudiera llegar lo suficientemente atrás podría tener su gracia
la busco cada noche, después de la cena, mientras se llena la bañera.

Hasta que un día la profesora de salud nos muestra una foto
de una boca repleta de platos rotos y amarillos
dice que un efecto secundario de la Bulimia
son dientes arruinados
pero Mamá dijo que mis dientes eran perfectos
y mi perfección es un rescate que no puedo pagar por la chica que gira
entonces la trago
y luego nada más por cuatro días
Mi boca es una caja musical, toca una sonido bajo de engranajes funcionando que me pone a dormir

Cuando no despierto para nada cerca de la chica que gira
[rodeada de un tul rosa
sino más bien siendo aún un vacío voraz rodeado de sobre-crecimiento
me escabullo hacia la alacena y devoro una caja entera de
[oatmeal cream pies
en la oscuridad
antes de subir a cepillar mis dientes perfectos, uno a la vez.

*un tipo de cereal

For Fat Girls Who Considered Starvation When Bulimia Wasn’t Enough

Mom says that my teeth are perfect
Perfect brother has just gotten braces on his top four front teeth
A tiny railroad bridge connecting nothing
And mom says that my teeth are perfect.
At last my quiet mouth, the overlook, the swallowed feelings have all paid off
and cultured something perfect and mine.
My mouth is a music box
stuffed with pearls.

Perfect brother is tall
And lean eats whatever he wants
One time a whole box of oatmeal cream pies.
but it is more clear each day that my baby fat is no longer baby fat
but just fat
It is more clear each day that I will not be a ballerina
I had wanted to be a ballerina.
My mouth is a music box
A small girl spins gracefully at the back of my throat
On point
I am sure if I can just reach far enough back I could still have her grace
I reach for her every night after dinner while the bathtub fills.

Until one day the health teacher shows us a photo
of a mouth crammed full of broken, yellowed dishes
says that a side effect of Bulimia
is ruined teeth
but Mom said that my teeth were perfect
And my perfect is a ransom I cannot bring myself to pay for the spinning girl
So I swallow her
and then nothing more for 4 whole days
My mouth is a music box, plays a low gear grinding that puts me to sleep.

When I do not wake up any closer to the spinning girl encircled in pink tulle
but rather still a ravenous hollow encircled in overgrowth
I sneak down to the pantry and devour an entire box of oatmeal cream pies in the dark
before going upstairs to brush my perfect teeth 1 at a time

Rachel Wiley es una performer, poeta y militante feminista y activista gordx de Columbus, Ohio. Es la autora de “Fat Girl Finishing School” (2014) y “Nothing is Okay” (2017). Hace tours nacionales y participa de competencias de poesía slam, habiendo sido finalista en ellas varias veces. Sus poemas suelen tratar la experiencia de habitar un cuerpo gorde, disidente, y el duro trabajo diario que es quererse a une misme cuando la sociedad, constantemente, te rechaza por el solo hecho de existir de esa manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *