Equinoccio

Cielo eterno de noche fria

la oscuridad como dueña del tiempo

un nuevo comienzo se esconde

en esta navidad ignorada

el sol se sacude su lejanía

y mirándonos a los ojos

da el primer paso en nuestra dirección

lento

decidido

desafiante

y con cada uno de ellos

vamos perdiendo rigidez

vamos ganando calor

anhelando el instante en el que finalmente 

sus rayos nos atraviesen 

justo antes de que

con su avanzar constante

comience a alejarse otra vez