¿Cómo puedo comenzar algo nuevo con todo este ayer en mi? 

Tú podrías tocar el mundo. Tú podrías volar. 

Es tu derecho. Es tu vida. 

Puedes dejarlo todo atrás, 

saltarte una respiración en la línea de la sangre 

y ocultarte para siempre.

Hoy, me perdono a mi mismo. 

No solo una vez. 

Otra vez, y otra, y otra. 

Las veces que sea necesario para encontrar la paz.

Es algo serio estar vivo en esta fresca mañana en este mundo roto. 

Al final del todo es solo algo que pasa, esta oscuridad; incluso la oscuridad pasará. 

Una flor que se abre al cerrar los ojos para luego caer muerta.

No me inclino en señal de sumisión ante ninguno de los ídolos pintados, 

el que me hable de culpa será mi enemigo mortal. 

Sirviendo un largo tiempo al Rey de los esclavos, 

me libero de su corona de espinas, 

de su mirada impotente. 

No esterilizaré el pensamiento vivo. 

Lo que el hombre ha hecho puede ser destruido.