.

Va a quedar para siempre la gotera

de la cocina

mientras estudio, mientras pienso

en si mañana o pasado florece la dalia

que me pasó mi abuela

en forma de papa para que sembrara dedicada

cada primavera

y quitara por las heladas de la tierra

al invierno siguiente.

En un principio llamé al plomero.

Le dije de la canilla vieja,

de la casa vieja.

De esta casa a la que van a tirar

en cuanto puedan hacer un edificio pomposo

con fachada pedante.

Pero por mientras vivo acá.

Mi padre murió en el verano

y esa gota que cae con precisión

viene a hacerme saber

que todas las cosas tienen un tiempo

como un metrónomo amateur

para mis pesares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *