En este sencillo acto

convoco a mis perversiones,

que me arruinan y me arrullan 

y oscurecen los rincones.

Mis tantos y mis canciones,

mis cantos y mis horrores.

No hay santos si no hay dolores

no hay santos sin pecadores.

Siento pena por aquellos que ponen su fe en mí

si supieran lo que he hecho

si supieran lo que fui.

 

Quise ser que no era y quise matarme en vida

quise que me comieran para no ser un suicida.

Quise escaparme de vos, quise escaparme de mí

quise quedarme sin vos, quise correr hasta el fin

Quise arrastrarme de amor, quise volar hasta el sol

quise encerrar mi dolor, que no sepas lo que soy.

y la verdad es que no existo a menos que estés vos

juzgando cada verso y cada paso que di ayer

juzgando Cada beso y cada abrazo que diste.

Mirando cabizbajo a todo aquel que me mire

sudando este trabajo de hacer roca del mimbre.

No llores si mañana soy aquel que detesto

será que mis mañas no pudieron con esto

quizás esa guadaña sea para el funesto

quizás esas arañas sean lo que merezco.