Diario de economía reducida (hoja 3)

Hoja 3

Octubre 2016
*

Tengo un problema  con la gata, que no se quiso mudar a lo de mi madre porque le teme a la jaula. Llora toda la noche porque extraña, pero no accede a entender cómo funciona la cosa.

Así que ese tema estuvo en mi cerebro todo el día hoy, y sólo tomé malas decisiones. Una de ellas fue comprar un paquete inmenso de Frolitas, que me van a  durar años, y pagué muy caro.

No sé si hay forma de controlar los malgastos en días de cerebro malo.

*

Buenas noticias sobre las milanesas de soja: pagué 32 el mismo paquete que antes, por comprar de a 2. Es decir, 8 milanesas. 8 comidas a 8 pesos cada una, con el agregado casi siempre económico de un acompañamiento: ensalada, arroz, papas, zapallo.

*

Nota mental: nunca jamás volver a comprar ñoquis envasados. Como sucede con varios productos, la industria alimenticia no los ha podido desarrollar de manera eficiente, y siempre son malos. Comer ñoquis, solo cuando tenga ganas y tiempo para hacerlos. Que además, es increíblemente más barato –y por supuesto más rico-.

*

Otra nota mental: tener que comerte tus propios errores es un castigo muy gráfico.

Y todavía me queda media bandejita.

*

Otra nota mental nueva: el verdulero de la esquina es un hijo de re mil chotas. Si vieras el zapallito de mierda que me vendió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *