ESTADOS UNIDOS Y EUROPA

En 1810 – Robert Owen, un empresario inglés tenía la utopía de un mundo productivo y económico, basado en el Cooperativismo. Formó empresas comunitarias y dedicó su vida y su fortuna a varios experimentos sociales de este tipo. Introdujo la noción de “calidad de vida”, para juzgar la Calidad de Trabajo. Propuso instituir la “Jornada Benedictina”, de tres tercios de 8 hs. cada una a la organización del Día Laboral.


En 1868 – Andrew Johnson 17º. Presidente de los EE. UU. Promulgó la llamada LEY INGERSOLL, que establecía una jornada laboral de 8 hs. Siguiendo la premisa de Robert Owen.


Robert Ingersoll, era un extraño abogado, de ideología Conservadora, Republicano, pero de Filosofía Agnóstica, antirreligioso y humanista. Un personaje central de la época dorada del “Librepensamiento” Norteamericano. Redactó la Ley que lleva su nombre con la idea de humanizar el trabajo.


La patronal Norteamericana, lejos de una valoración del trabajo Humana, Filosófica y Existencial como hicieran Owen, Johnson e Ingersoll, sólo veían el resultado económico inmediato. Rechazaron la aplicación de la Ley Ingersoll, y no la aplicaron sino 20 años después.


En 1884  – Con un grado mayor de organización que en 1868, los sindicatos americanos realizan el histórico  Congreso Obrero en Baltimore, y deciden emplazar a las empresas a cumplir con la Ley Ingersoll, a partir del 1º. De Mayo de 1886. De no producirse tal acatamiento, se desataría una ola de huelgas que paralizarían el país hasta forzar la aplicación de la jornada legal.

En Chicago;  la semana de entrada en vigencia de la ley, se tiñó de sangre y los Mártires ejecutados en represión de las reivindicaciones obreras, encendieron la lucha Universal por la Jornada legal de 8 Hs. 


En 1889 – La Internacional Socialista tomó la bandera de la jornada laboral de 8 ha. y reivindicó a los Mártires de Chicago.

Ael partir de ahi; el  1º. De Mayo fue una fecha, bandera e inspiración para las organizaciones sindicales del planeta. Se aprobó el inició el rito de celebración del Día Internacional de los Trabajadores a partir del siguiente año:1890

PARALELAMENTE: ¿QUE PASABA EN ARGENTINA?

En 1810 – Mientras en Inglaterra Robert Owen impulsaba su sueño de un mundo Industrial basado en la cooperación, y proponía un régimen laboral que no sustrajera a los trabajadores de los disfrutes de la vida, sino que, en base a su esfuerzo se sumaran a los beneficios del Progreso, en Argentina una Revolución estaba en marcha hacia la independencia de la Corona Española.

Entre 1820 y 1870. – 50 años después de la Declaración de la Independencia, la Argentina se encaminaba a la definitiva constitución de su territorio. En 5 décadas, hubo al menos 5 países diferentes en lo que es hoy la Nación Argentina. Con Buenos Aires permanentemente en el centro de la controversia. Después de las Batallas de Cepeda y Pavón; Argentina se encaminaba a la organización que hoy reconocemos.


En 1853 – El 1º. De Mayo de 1853, En Santa Fe, Justo José de Urquiza, Director Provisional de la Confederación Argentina promulga la Constitución de la Nación Argentina

En 1857 – Apenas 4 años después de jurada la Constitución Nacional, nace en Buenos Aires la primer organización obrera Argentina; la Sociedad Tipográfica Bonaerense. Su Primer Presidente: Louis Fontanel. Ignoro si hay alguna calle o algún monumento que lo recuerde. 

En 1890 – Argentina se cuenta entre los primeros países en conmemorar la fecha del 1º. De Mayo. 

Nuestro país, ávido de inmigrantes para encarar la explotación de su vastísimo territorio, los importa en algunos casos prometiendo tierras que luego no conceden, en otros concediendo tierras cuando estos se organizan para hacer valer sus acuerdos y también a peso por cabeza.

Esta gestion la encarga a los agentes migratorios de Europa con representantes locales. 

Europa estaba convulsionada por las nuevas ideologías sociales, como el Socialismo, Comunismo Sindicalismo y Anarquismo. Nuevas organizaciones politicas; que reclamaban en nombre de la también nueva: “clase obrera “,  una parte de las riquezas que éstas ayudaban a generar, trabajando en jornadas de 20 hs sin dias de descanso, moviendo la fabulosa producción que la naciente industrialización ponía en espaldas de hombres, mujeres y niños. Las cárceles se llenaron de esos militantes y dirigentes, pars abrirse luego y llenar barcos de inmigrantes forzosos con rumbo a la Argentina.

Así pues, en los años críticos de la construcción del País, a la sombra de los sucesos políticos y militares de las guerras entre Unitarios, Federales, y feudalismos del interior entre sí, se desarrollaban las ideologías sociales europeas, principalmente el Sindicalismo socialista y el anarcosindicalismo. Se multiplicaron las Asambleas en los nuevos “Clubes” por nacionalidades, y “Asociaciones de Socorros Mutuos”, en los que los oradores se dirigían a los trabajadores hasta en 4 idiomas.

Azorados la nueva generación de dirigentes políticos criollos, veía como un nutrido grupo de “intelectuales obreros”, se formaba ideológicamente para encarar una Lucha de Clases en un país de economía pre-capitalista, donde todavía las clases sociales no existían o estaban en sus primeros pasos.


CUATRO  SIGLOS ¿Y QUÉ…?

Por voluntad de DIOS, entre 1493 y 1506, a través del Santo Padre Alejandro VI (Rodrigo Borgia), Nuestras Tierras fueron dadas en propiedad al Reino de Aragón y Castilla en las personas de los reyes católicos Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. Tras una negociación con Portugal, quedaron dueños entre otras cosas: de tierras que incluyeron lo que hoy es nuestro país.
Tras la Independencia primero y la Organización Nacional después, a mediados del siglo XIX, muy pocos eran, legalmente dueños de ALGO en la Argentina. El primer reparto inequitativo de tierras fue el de Rivadavia a través de su ley de enfiteusis. Inequitativo porque la Nación Argentina terminó -avanzado los primeros años de 1900-, de pagar la deuda externa que Rivadavia negoció con Inglaterra, de la que se calcula sólo  llegó un bajo porcentaje al pais; y supuestamente se pagaría con el canon por las tierras otorgadas  a  un escaso número de ricos comerciantes porteños. A ésta defraudación llamaron: “La grata experiencia”

Los sucesos del final de las guerras civiles y el comienzo de la organización nacional, que incluye la anexión efectiva de la Patagonia, dio comienzo al segundo reparto de las tierras. No menos escandalosa que la anterior. 

APARECEN LOS NUEVOS DUEÑOS. 

LOS NUEVOS DUEÑOS, en general eran personas ricas, o con grandes recursos que podían acometer la tarea de producir, comerciar y generar un mercado en el territorio: exportar e importar, etc. Aliados a los gobiernos, o las “casas centrales” en Europa, a esta nueva casta, de poderosos terratenientes se los identificó como integrantes del REGIMEN. Básicamente bonaerenses de ideología unitaria que finalmente aceptaron la Constitución Federal, y se unieron al resto del país para organizarlo en los hechos como un Estado unitario. 
Y a aquellos, hijos, nietos de la soldadesca, la chusma, negros, mulatos, diablos, indios y gauchos que regaron medio continente con su sangre en las batallas de la Independencia, no les tocó nada. Eran LOS DESPOSEÍDOS.


La nueva Nación se inauguraba con conceptos mercantilistas y economicistas del peor capitalismo, del capitalismo colonialista que estaba en jaque en Europa. Una matriz de desarrollo que generó los males que aún hoy siguen sin resolverse.

En 1890 – En la década final del siglo XIX, una nueva fuerza política tomaría en cuenta esta situación. A la Injusticia inicial, en el reparto del nuevo país, respondieron con una doctrina similar al humanismo de Owen, Johnson e Ingersoll, y basada en conceptos extraídos de la Moral Kantiana y del Kraussismo español de “Regeneración de los ideales políticos”: Se llamó Unión Cívica Radical y se propuso como objetivo lograr LA REPARACION NACIONAL.

¿Y qué significaba: reparación nacional?

A los daños irreparables se les respondió con una moral altísima, y un juramento de propiciar el ascenso de las clases populares a la Instrucción y a construir su destino, y el de la Nación a través de la Democracia, y del sufragio universal. Tomando los valores incorporados a la redacción de la Constitución como un Plan de Gobierno y Programa Político


Era la CAUSA contra el REGIMEN.

Pocos se quedaron con mucho hace mucho tiempo, Y muchos se quedaron sin nada…

Como dijo Juan B. Justo: “Si a la mesa del festín de la vida, los trabajadores no se pueden sentar, es que algunos ocupan demasiado lugar”

No resulta extraño que los trabajadores apoyaran electoralmente a Yrigoyen. Ni que este sea quien en nuestro país reglamentó la Jornada Laboral Legal de 8 Horas en 1929, y que un año después en 1930 promulgara la ley que instituía el 1º. De Mayo como Día del trabajo en toda la Nación.
Después de todo, los beneficios del Progreso, deben llegar a las manos que lo producen, y esto es lo que significa relegar los aspectos egoístas de la acumulación de riquezas a la Política para el bien común. Porque al igual que los Mártires de Chicago, Robert Owen, Robert Ingersoll y Andrew Johnson…. Para Hipólito Yrigoyen: “LOS HOMBRES SON SAGRADOS PARA LOS HOMBRES Y LOS PUEBLOS SON SAGRADOS PARA LOS PUEBLOS.

Aún hoy quedan personas que añoran las alianzas con poderosos de las “Casas Centrales”. También procuran y obtienen sus fortunas  haciendo que estas formen parte de la Deuda Externa que hemos de pagar todos.

Por eso también hay una necesidad de perseguir La Reparación Nacional. 

¿De qué otra forma íbamos a colaborar a la paz social? 

¿De qué otra forma vamos a lograr “Asegurar los beneficios de la Libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres de buena voluntad…”