Una de las primeras cosas que me fascinó cuando llegué a Argentina desde mi Perú natal fue el chorizo. No fue tanto el concepto de embutido, con el que ya estaba familiarizado, sino con todo lo que lo rodeaba: las salsas, comerlo en pan, que se haga a las brazas, el ritual. Por eso para este concurso me decidí a darle a conocer al mundo mi Chorizo a la parrilla al escabeche, que se envasará en el clásico frasco de mermelada del supermercado.

Primer paso: la cocción

El secreto de esta receta es que los chorizos no sean hervidos como en la mayoría de los escabeches, sino asados con piquillín ahumador, sobre una parrilla tradicional argentina de hierro. Los chorizo serán siempre de puro cerdo para generar un producto más sabroso y, a diferencia de la cocción de un chori tradicional, la cocción será lenta, con el producto pinchado a tenedor para un mejor desgrase que no arruine el escabeche. Tienen que quedar sequitos, más de lo habitual, ya que recuperarán humedad en el frasco.

Una vez listos, cortamos los chorizos en rodajas más finas que un dedo de la mano cuidando de no quitar la piel, ya que eso evitará que se desarmen.

Segundo paso: los aderezos

Mi Chorizo a la parrilla al escabeche lo realizo en sus cuatro variedades, dependiendo el aderezo:

1- Salsa criolla:

tomate, cebolla y morrones de colores cortados en cubitos. Cacerola con agua, los choris en rodajas y vinagre para conservar. Hervor de poquitos minutos y derecho al frasco en caliente para sellar al vacío.

2- Salsa criolla picante:

mi versión preferida. Lo mismo pero cambiando los morrones por ajíes picantes.

3- Chimichurri:

perejil, orégano, ajo, cebolla, aji mólido, todo picado dentro de la cacerola con los choris, un poco de agua y vinagre. Hervor de poquitos minutos y derecho al frasco en caliente para sellar al vacío.

4- Chimichurri extrapicante:

si bien el chimi clásico ya tiene algo de picor por el ají molido, esta versión dispone de una doble ración de este maravilloso pimiento seco.

Tercer paso: conservación

Luego del envasado en caliente se guarda al menos una semana para que se macere, en un lugar donde no le dé el sol, no necesariamente una heladera. Una vez abierto, guardar en frío.

Asumo que este concurso es para gente que quiere vender sus productos pero leí en las bases que es para cualquiera así que no pondré un dato de contacto. Amo esta receta y la comparto con amigos argentinos o las llevo a Perú para convidarla con mis seres queridos de allá y si algo tienen en común en ambos países es que jamás pero jamás me devuelven los frascos, así que bien me vendría alguna de las órdenes de compras (perdón que no puse fotos pero nunca les saqué, ni bien pueda le agrego si se puede)

Saludos

0/5 (0 Reviews)