¡Hola, gente de Trafkintu! ¿Cómo están?

Hace un tiempo empecé un nuevo proyecto. Panacea es un espacio de aprendizaje que tiene como objetivo la difusión de la lengua latina. Algunos seguro ya saben y otros seguro que no pero soy ¡fanática! del latín. Alguna vez ya hice una nota de traducción sobre unos poemas de Sulpicia y siempre estoy publicando poemas de Catulo. Además, doy clases particulares de latín y próximamente tengo el deseo de empezar a dar clases grupales desde cero para todas aquellas personas que les fascine como a mí. Si quieren saber más, pueden seguirme por acá:

https://www.instagram.com/panacea.latin/

En fin: el objetivo de esta nota. Quería explicar muy brevemente cómo es traducir en latín, quizás la parte más divertida de aprender esta lengua. Lo que voy a describir no es el único método que existe y quizás tampoco sea el mejor pero es el que más me sirve. No está estrictamente ligado a la lengua en sí, sino a un proceso de estudio que me ordena y hace todo más fácil. ¿Arrancamos?

 En primer lugar, lo primero que hacemos es leer todo el texto. Lo leemos alejados, desde afuera, como un satélite. Lo leemos en voz alta, sin apurarnos a tratar de entender qué dice. Primero escuchamos cómo suena, intentamos ver cómo se estructura, cómo se forma. Para ejemplificar, empecemos con una oración simple:

“Poeta in templo suo longas epistulas amicis mittit ”

Lo principal es no abalanzarse. Cuando son textos largos, nos preguntamos: “¿qué tipo de texto es?” y a partir de ahí pasamos al segundo punto. No será lo mismo si estamos ante un tratado filosófico, si estamos ante una carta, si estamos ante un poema. La forma puede darnos pistas de lo que sucederá: qué verbos aparecerán, qué palabras y temáticas harán referencia. Hacemos un zoom, nos acercamos lentamente.

Siempre empezamos oración por oración. La seleccionamos y la copiamos aparte: “Poeta in templo suo longas epistulas amicis mittit“. Abajo, ponemos cada palabra en una fila, una abajo de la otra. Al lado escribiremos toda la información sobre cada una de ellas: qué tipo de palabra es, qué caso-número-género/ qué persona-tiempo-modo-voz cumple, de qué palabra viene y la traducción.

——————-

Poeta:

in:

templo:

suo:

longas:

epistulas:

amicis:

mittit:

——————-

Bien. Ahora el orden que usaremos es: verbo, sujeto, objeto directo, objeto indirecto y circunstanciales (es decir, en otras palabras: verbo, nominativo, acusativo, dativo y ablativo). Esto es una decisión personal, pero creo que el verbo siempre nos dará información de lo que podemos llegar a esperar. Nos ayudará a saber cuál será su sujeto y nos indicará si necesita objeto directo, etc.

En este caso el verbo es “mittit”. Lo sabemos porque termina en -t, marca de 3º persona singular en los verbos. Lo analizamos y anotamos lo siguiente:

——————-

Poeta:

in:

templo:

suo:

longas:

epistulas:

amicis:

mittit: verbo 3º persona singular del presente indicativo en voz activa de mitto: enviar, mandar.


——————-

En los casos de verbos anotamos la persona, el tiempo, el modo, la voz y de qué verbo proviene. En este caso, es un verbo de 3º persona singular, es decir, que se conjuga a partir de “él/ella”: él envía, ella manda. El tiempo es presente indicativo, porque no tenemos ninguna marca temporal que nos indique que sea otra cosa (por ejemplo: mittēbat-enviaba) y está haciendo una afirmación (indicativo), no un deseo (subjuntivo) ni una orden (imperativo).

Bien, ¿cómo sabemos que es de mitto? Porque en el diccionario, los verbos nos aparecen en primera persona del presente indicativo, es decir, en “yo”: si él mittit, yo mitt-o. [Para esto: buscar la tabla de desinencias personales de verbos en latín].

Genial, ya podemos avanzar con el sujeto. ¿Quién envía? Debemos buscar un nominativo singular. ¿Por qué? Porque el nominativo es quien realiza la función de sujeto y en singular porque el verbo está en singular. ¡Todo coincide! Eso es lo que más me gusta de todo esto. Entonces, si buscamos en la tablita, podemos ver que “poeta” es nuestro sujeto nominativo singular. Lo anotamos:

——————-

Poeta: sustantivo nominativo singular de poeta-ae (es decir, 1ra declinación): poeta.

in:

templo:

suo:

longas:

epistulas:

amicis:

mittit: verbo 3º persona singular del presente indicativo en voz activa de mitto: enviar, mandar.


——————-

Ahora: ¿Qué envía el poeta? buscamos el objeto directo. En este caso, será longas epistulas, porque está en acusativo y este es el caso que se encarga de esa función. Cuando tenemos dos palabras en el mismo caso, género y número debemos deternos y pensar: “posiblemente esto sea un sustantivo y un adjetivo”. Para diferenciarlos, uno aparecerá en nominativo-genitivo en el diccionario y otro en masculino-femenino-neutro. En nuestro análisis quedará así:

——————-

Poeta: sustantivo nominativo singular masculino de poeta-ae (es decir, 1ra declinación): poeta.

in:

templo:

suo:

longas: adjetivo acusativo plural femenino de longus-a-um: largo, extenso.

epistulas: sustantivo acusativo plural femenino de epistula-ae: carta.

amicis:

mittit: verbo 3º persona singular del presente indicativo en voz activa de mitto: enviar, mandar.


——————-

Buenísimo. ¡Cada vez estamos más cerca! Ahora debemos buscar el objeto indirecto, es decir, un dativo. Y si buscamos en la tablita vamos a ver que “amicis” coincide.

——————-

Poeta: sustantivo nominativo singular masculino de poeta-ae (es decir, 1ra declinación): poeta.

in:

templo:

suo:

longas: adjetivo acusativo plural femenino de longus-a-um: largo, extenso.

epistulas: sustantivo acusativo plural femenino de epistula-ae: carta.

amicis: sustantivo dativo plural masculino de amicus-i (2º declinación): amigo.

mittit: verbo 3º persona singular del presente indicativo en voz activa de mitto: enviar, mandar.


——————-

Y por último el circunstancial. Este puede presentarse en tres formas: como adverbios indeclinables (se encuentran así en el diccionario), en ablativos simples, o preposición + ablativo/acusativo. En este caso, tenemos la última forma: in + ablativo.

——————-

Poeta: sustantivo nominativo singular masculino de poeta-ae (es decir, 1ra declinación): poeta.

in: preposición indeclinable: en

templo: sustantivo ablativo singular de templum-i: templo

suo: adjetivo ablativo singular de suus-a-um: suyo, suya, suye.

longas: adjetivo acusativo plural femenino de longus-a-um: largo, extenso.

epistulas: sustantivo acusativo plural femenino de epistula-ae: carta.

amicis: sustantivo dativo plural masculino de amicus-i (2º declinación): amigo.

mittit: verbo 3º persona singular del presente indicativo en voz activa de mitto: enviar, mandar.


——————-

¡Ya tenemos todo! Y ahora viene la parte más divertida: armar el rompecabezas, descubrir el código, revelar el enigma. Es hora de unir todas las traducciones que encontramos:

El poeta en su templo largas cartas a sus amigos envía.

Y a partir de ahí, podemos ordenar a nuestro antojo, usar sinónimos, cambiar a nuestra manera personal – ahí es donde somos parte del texto, de la oración. Ahí es donde hablamos nosotros. Por mi parte, elijo siempre el orden sujeto-verbo-OD-OI-circunstancial. Es decir:

El poeta envía extensas cartas a sus amigos en su templo.

¡Y eso sería todo! Más que nada es práctica y práctica. Pero empezar por tener un orden, un cosmos que nos guíe, ayuda muchísimo en el proceso. Cualquier consulta pueden escribirme al mail o a las redes de Panacea. Y si les gustó, pueden comentar esta publicación con sus sugerencias y ánimos.

¡Nos vemos próximamente!