entrar en el asunto: por qué los liberales se oponen a las medidas de cuidado, del cuidado de la muerte misma, de cuidarnos para no morirnos más entre nosotros. ¿ellos no tienen miedo a morirse también? el “nosotros” es otro, parece fácil de entender: hoy es la pandemia, pero también sucedió durante los últimos gobiernos neoliberales. por entonces, no hace mucho, aumentó mucho la mortalidad infantil entre los pobres, pero no entre los que tienen la vida asegurada sin necesidad de trabajar. es decir: un límite visible para nosotros, para los que pensamos y sentimos con el conjunto de la sociedad, es la muerte. el límite para los enemigos de clase no es ése, sino algo más abstracto. ellos son idealistas, parece mentira, pero son idealistas: su cara en el espejo, la negación de la muerte y el narcicismo los mueve. y nosotros, los que tenemos que trabajar para comer, somos materialistas si se compara con eso. la muerte se relativiza para ellos porque la historia y el paso tiempo les importa menos, porque no conocen tal cosa cotidianamente, porque su vida no está marcada por la necesidad de sobrevivir; ésa es su gracia. estar un poco más al lado de la muerte -al contrario- implica cierta conciencia del hambre, del tiempo, de la historia, de cercanía a los límites de lo humano. nosotros tenemos que cuidarnos porque cada vez se muere más gente en menos tiempo. mientras tanto, a ellos hay que someterlos como sea