En estos días he visto varias expresiones de este tipo. ¡Me duele mi Argentina! Referidos al resultado de las elecciones del domingo 11. Son expresiones que trasmiten dolor, ante lo que la mayoría de los votantes le hicieron a ese país. Al país de esa gente dolida. No son preocupaciones, como correspondería tener, ante el posible regreso al poder de integrantes de un elenco desastroso como ha sido el Kirchnerismo. Sino de gente que se ha tragado sin aperitivo el verso de Duran Barba, Las mentiras a coro del Gobierno, y piensa que el país, sin Macri ha perdido una gran oportunidad. Son preocupaciones. Son dolores de patriotas de la panza llena, los que se adjudican virtudes mezquinas y exigen el esfuerzo patriótico a los otros. Si es de prepo mejor.

PERO TAL VEZ HUBIERA SIDO MEJOR QUE:

LES DUELA.. La crucial elección de un jubilado entre comer o tomar un remedio.

LES DUELA.. Que un padre de familia llegue a su casa, con un telegrama de despido en la mano..

LES DUELA.. Que esa pareja abandone su intimidad y deje el departamento para volver a la casa de un pariente por que no puede pagar el alquiler..

LES DUELA.. Que muchos niños estén vestidos hasta la cabeza y así duerman también, para evitar prender el calefactor..

LES DUELA Que treinta años de levantar una pequeña empresa se esfumen para ir a los bolsillos de la timba financiera..

LES DUELA.. Hipotecar el futuro de tu descendencia por la enorme deuda contraída..

LES DUELA.. Mirarte al espejo y ver a un discriminador y cruel imbécil de los que llaman “Negros de mierda” a simples personas que no han tenido tu suerte…

Y ENTONCES ME ALEGRARÍA ESE DOLOR. SI CAEN EN LA CUENTA DE… Que estaría mejor que les duela la Argentina con todos los Argentinos adentro….Porque un país no es un símbolo, ni es una frase solemne, ni es un himno. Entonces sí, seremos dos compartiendo el dolor, tal vez cien, tal vez mil, un millón, varios millones a quienes nos dolerá la Argentina, y seguramente sera mas fácil encontrar el proyecto común que como Pueblo necesitamos. PARA QUE NO DUELA MAS