Larvas

¡Fuera! ¡Fuera!

Desaparezcan de una vez, inutiles parasitos que habitan en mi cerebro.
Desaparezcan y no vuelvan, juren por su podrida sangre que no van a volver a atormentar mis días

Yo, que soy dueña de mis uñas
dueña mi piel,
de mis manos al caer y rasguñar toda la tierra,
que escapo hasta en los sueños de la muerte,
que nunca llega a tocarme..
ya no puedo ser parte del proceso Kafkiano de falsa metamorfosis

Y vos, vos que estás sentadx ahí otra vez; en el mismo lugar, una y otra vez, tomando tu café ¿acaso no saboreas esta involución?
¿será que las larvas no llegaron hasta tu taza hoy?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *