Latió fuerte mi corazón,

cuando la juez llamo,

que me lo quitarían.

Anunció.

Si no había solución.

¡Que nivel de violencia!

Murmuro.

No entendí.

Me encerró a mi,

Cuando solo,

lo protegí.

¿De dónde arranco

fuerzas para explicar,

que no fue así?

Sin dinero,

que compran,

decisiones.

Puse pausa,

al torbellino.

Inicie otros

caminos.

Discerní mis prioridades.

Aparte lo males.

Debía cambiar yo.

Sus latido estallaron

en guías.

Las vidas que

engendre.

Si mi abismo

No tenía fin,

de somnolencias

conscientes,

conmigo los

arrastraría.

Morí.

Otredades.

Entendí.

Apagar el daño.

Resurgir.

No quedarme así.

Resentida.

Emerger.

Perdonar.

Olvidar.

Ordenar.

Fortalecer mi risa.

Mi autoestima.

Melodiosa.

Pintar.

Escribir.

Sacrifique mi orgullo.

Absorvi la ley

de la fuerza,

a cada fuerza,

respondí con otra,

en sentido contrario.

Soporte.

Me calle.