Es la lluvia que retorna como el tic al tac, como el número 9 al número 9.

Que retorna como el tren insomne a la estación de la noche.

Es también la amnesia de las nubes, y el agua tensa en el charco

y las horas.

La tierra húmeda y la brisa,

y las horas.

El sol despierto, y durmiente

y las horas.

El tiempo jugando con el clima al yoyo.

Ahora en las grietas de la tierra la tormenta avanza

con imágenes grises y flashes.

En las telas las arañas sienten la ansiedad:

ya comenzó a tronar la tarde pálida de humo.