La balsa de la Medusa (Géricault) 

Abandonados por oficiales
y líderes psicópatas es natural regían
maneras morbosas que terminaban
no siempre en cuadros.

Petrificante la viga
rompe piernas
deja tonto al loco
al evadido que se
promueve a capitán
no por haber domado
el mar sino el tonel.

El cuadro                   corroído.
La muerte                  corroída.
Verdad indeseable del testigo
guiado por oficiales a bancos
de arena –sobrevivir a costa
de otros (también franceses) como
en esos tiempos de liderazgo
abusivo comprendía asimismo malos
tratos. Convivencia fratricida -ha

disuelto el mar los nudos que separaban
la tela del geógrafo del rojo caníbal. En
equilibrio unos encima de otros, piramidal
el abandono pretende a la boca inútil
que alimentar, al sexo muerto o carroña
sobreponerse.

               Hay vino y hay

un hacha. Cadáveres unos
levantan a otros

los que agitan algo, un trapo, y los que
yacen feos, descoloridos por la mala
orientación moral y en pedazos.




                                                                     * * * * * * *



La libertad guiando al pueblo (Delacroix)  

Hoy he muerto. Hoy he
matado a un hombre
  a otro. Voy

por la bayoneta
quedan algunos
más. Al spleen con

barricadas sacudo. La
tetona me guía, la
caderona

nacional, armada
y guerrera a ella
le hago caso por

ahora parece
viva.
Sucia
está.

                                                                                                        Febrero, 2021